Lavender-Infused White Wine Risotto with Spring Vegetables

Risotto de vino blanco infusionado con lavanda y verduras de primavera

Este elegante y fragante risotto de vino blanco infusionado con lavanda es un plato delicioso que aporta un toque de primavera a tu mesa. El cremoso risotto se cocina suavemente con un toque de lavanda y vino blanco, creando un equilibrio sofisticado de sabores. Verduras frescas de primavera como espárragos, guisantes y calabacines aportan un crujido y color vibrantes, completando este exquisito plato.

Ingredientes:
– 1 taza de arroz Arborio
– 4 tazas de caldo de verduras
– 1 taza de vino blanco seco
– 1 cebolla pequeña, finamente picada
– 2 dientes de ajo, picados
– 1/2 taza de queso parmesano rallado
– 1 cucharada de lavanda seca (grado alimenticio)
– 1 taza de espárragos, cortados en trozos de 1 pulgada
– 1 taza de guisantes congelados
– 1 calabacín pequeño, cortado en cubitos
– 3 cucharadas de aceite de oliva
– Sal y pimienta al gusto
– Perejil fresco picado (para decorar)

Instrucciones:

  1. En una olla pequeña, calienta el caldo de verduras y mantenlo caliente a fuego lento.
  2. En una sartén grande, calienta 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y el ajo, y sofríe hasta que la cebolla esté traslúcida y fragante, aproximadamente 3-4 minutos.
  3. Agrega el arroz Arborio a la sartén y revuelve bien para cubrir el arroz con aceite. Tuesta el arroz durante unos 2 minutos, revolviendo con frecuencia.
  4. Vierte el vino blanco y añade la lavanda seca. Remueve continuamente hasta que el vino haya sido absorbido por el arroz.
  5. Comienza a agregar el caldo de verduras caliente al arroz, un cucharón a la vez, revolviendo constantemente. Permite que cada adición de caldo se absorba antes de agregar más. Este proceso tarda aproximadamente 20-25 minutos. El arroz debe estar cremoso y tierno pero aún tener un ligero toque al dente.
  6. Mientras el risotto se cocina, calienta la cucharada restante de aceite de oliva en una sartén aparte a fuego medio. Agrega los espárragos picados, los guisantes y el calabacín en cubitos. Saltea las verduras hasta que estén tiernas pero crujientes, alrededor de 5 minutos. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  7. Una vez que el risotto haya alcanzado la consistencia deseada, incorpora el queso parmesano rallado. Ajusta la sazón con sal y pimienta.
  8. Incorpora suavemente las verduras salteadas en el risotto. Mezcla bien para combinar.
  9. Sirve el risotto de vino blanco infusionado con lavanda caliente, decorado con perejil fresco picado. ¡Disfruta!