New Zealand Pavlova: A Heavenly Meringue Dessert Delight

Pavlova de Nueva Zelanda: Un Delicioso Postre Celestial de Merengue

La pavlova es un postre clásico de Nueva Zelanda que presume de una crujiente corteza y un interior suave y ligero, típicamente cubierto con crema batida y frutas frescas. Aunque su origen a menudo se debate entre Australia y Nueva Zelanda, no hay discusión acerca de su delicioso sabor y presentación impresionante.

###Ingredientes:
Base de Merengue:
– 4 claras de huevo, a temperatura ambiente
– 1 taza de azúcar superfino
– 1 cucharadita de vinagre blanco
– 1 cucharadita de maicena
– 1 cucharadita de extracto de vainilla

Cobertura de Crema Batida:
– 1 taza de crema para batir
– 2 cucharadas de azúcar glass
– 1 cucharadita de extracto de vainilla

Cobertura de Frutas:
– Bayas frescas (fresas, arándanos, frambuesas)
– Kiwi, pelado y cortado en rodajas
– Pulpa de maracuyá (opcional)

###Instrucciones:
1. Precalentar el Horno:
Precalienta tu horno a 300°F (150°C). Forra una bandeja para hornear con papel pergamino. Dibuja un círculo de 9 pulgadas en el papel como guía para dar forma a tu pavlova.

2. Preparar el Merengue:
En un tazón grande, bate las claras de huevo hasta que se formen picos suaves. Agrega gradualmente el azúcar superfino, una cucharada a la vez, batiendo bien después de cada adición. Continúa batiendo hasta que se formen picos firmes y brillantes, y el azúcar esté completamente disuelto.

3. Agregar Vinagre, Maicena y Vainilla:
Incorpora suavemente el vinagre, la maicena y el extracto de vainilla con ayuda de una espátula de goma hasta que los ingredientes estén completamente incorporados.

4. Dar Forma al Merengue:
Coloca el merengue en la bandeja preparada, utilizando el círculo dibujado como guía. Dale forma en un círculo con una ligera hendidura en el centro para sostener los ingredientes adicionales.

5. Hornear:
Coloca el merengue en el horno precalentado y reduce inmediatamente la temperatura a 225°F (110°C). Hornea durante 1 hora 15 minutos, o hasta que el merengue esté crujiente y seco por fuera. Apaga el horno y deja que el merengue se enfríe completamente dentro del horno con la puerta ligeramente entreabierta.

6. Preparar la Cobertura de Crema Batida:
En un tazón mediano, bate la crema para batir, el azúcar glass y el extracto de vainilla hasta que se formen picos suaves.

7. Armar la Pavlova:
Una vez que la base de merengue esté completamente fría, transfierela a un plato para servir. Extiende la crema batida encima y luego coloca las frutas frescas de forma hermosa sobre la crema.

8. Servir:
Sirve la pavlova inmediatamente, cortándola en porciones. Disfruta de este postre ligero, aireado y absolutamente delicioso con amigos y familiares.

Esta pavlova combina el equilibrio perfecto entre dulzura y la frescura de las frutas, haciéndola un final perfecto para cualquier comida.